Herlinda Sánchez Laurel

 

Pintora y maestra de pintura, ha dedicado la vida a la docencia universitaria quitando tiempo a su propia carrera. Participó activamente en el movimiento del 68 y extraña que hoy los artistas y los estudiantes de arte no estén más involucrados socialmente con su obra.

“EL ARTE ES ESPÍRITU”

Inicia una nueva etapa en su vida artística y esta pieza intervenida es parte de ese cambio.

LUCHAR POR EL ARTE

Hay que defender a la educación artística. Soy egresada de la Esmeralda y ya vimos cómo está actualmente. Hay que defender a la Facultad de Artes y Diseño para que no se convierta en lo mismo, que siga existiendo la pintura-pintura. La enseñanza de una pintura sería de un compromiso totalmente estético, serio con el país. ¿Quién va a creer que México era a nivel internacional la vanguardia en las artes plásticas? A los artistas que están produciendo pintura los han ignorado. Si tú vas a una exposición actual no sabes cuáles son los artistas mexicanos porque todos son fusiles de gringos, alemanes, etcétera, de estos países globalizadores que están dirigiendo toda esta campaña hacia el arte.

SUPERFICIE PARA LA PROTESTA Y LA DENUNCIA

Primero el contenido. Son los cuarenta y tres desparecidos en Ayotzinapa. ¿Por qué tanto color en un tema tan dramático? Lo quise conectar a la pintura popular de Guerrero que es muy llena de color y muy bella. Son dos tiempos porque cuando hice el frente todavía se tenía la esperanza de que aparecieran y después dan la noticia de que identificaron a uno de los muchachos y entonces los demás lados aparecieron sin tanto color y con los moños de luto por los cuarenta y tres desparecidos.

LA BASE DE CENIZA

Toda la parte de abajo son las cenizas del fuego donde los quemaron. No quemaron a uno, sino a todos. Técnicamente hablando yo quise alterar formal y colorísticamente la forma de la pieza tratando de hacer más sutil su energía, que tiene una fuerza increíble porque son diagonales y aristas. Alteré las formas y continúe líneas, eliminé otras para quitarle el valor y dejar nada más en esta parte de aquí con fuerza y en un solo color la M de Milenio. Todo lo demás que fuera volátil y mágico como es nuestra cultura popular.

EL ESPÍRITU Y LA TRAGEDIA DENUNCIADA

Mi pintura es totalmente espiritual. Yo practico la meditación. Trabajo y pinto después de haber meditado, creo que mi trabajo lo refleja. Mi trabajo es sumamente espiritual y eso es lo que yo busco en la pintura porque finalmente el arte es espíritu. Este tema es difícil y es muy doloroso pero nuestro pueblo es color, y nuestro pueblo es muerte también, tenemos una tradición de la muerte llena de color.

LA ESPERANZA EN LA M DE MILENIO

Esa parte central significa que tenemos nuestro corazón con los cuarenta y tres. Ese corazón fue lo primero que pinté, la esperanza de que aparecieran los muchachos y el temor que se confirmó con la noticia de que los habían asesinado. No quise quitar el corazón que se convirtió en el espíritu de ellos. Son seres inocentes que dan su vida por una causa justa.

Ausencias
Óleo sobre triplay de pino
39.5 x 44.5 x 16 cm
2014

 

 

Compartir este artista