Enrique Flores 

Huitzo, Oaxaca es su inspiración y su taller, imprime grabado mientras las chicharras cantan y piden agua.  

“Hacer un grabado es como sembrar una semilla y cosechar muchas”

 

PROCESO DEL GRABADO

El grabado tiene dos fases importantes, el primero es trabajar las matrices o placas y el segundo es el estampado. En este caso hice un dibujo y lo transferí una placa de metal preparada, pulida y barnizada, cuando está transferido, dibujo con una punta quitando todo el barniz para ir descubriendo el metal, una vez que termino el dibujo lo meto al ácido. En los formatos grandes, utilizamos fierro negro, que es una lámina que utilizan los balconeros aquí en Oaxaca.

COLOR  Y MUJERES

En esta pieza utilizamos dos placas, la primera es la placa madre donde va la línea, todo el detalle y los colores obscuros. En la segunda placa metemos los colores claros y los brillantes. En esa labor me ayudan unas muchachas, las impresoras que son muy buenas, son mujeres muy eficientes en el entintado, una de ellas tiene como 15 años trabajando con nosotros, a ella le decimos “vas a poner este color aquí, vas a poner el otro” y lo hace muy bien. El grabado o la gráfica en general, siempre es un trabajo de equipo.

ERROR

Se hace la impresión y cuando sale mal, se desecha y tenemos que volver a hacerla, en una edición de treinta ejemplares, por ejemplo, tenemos que imprimir alrededor de treinta y cinco o cuarenta, y  esas pruebas se eliminan. Exige mucho cuidado, porque no es sólo echarla a perder y  hacemos otra, se pierde tiempo y material, para una placa como esta, un grabado como este, nos toma un día hacer una sola impresión.

ABUNDANCIA Y CREACIÓN

La gráfica me gusta mucho porque, parafraseando a Van Gogh que sólo hizo una litografía, decía que hacer un grabado, es como sembrar una semilla y cosechar muchas, es como sembrar un maíz y cosechar una mazorca, cosa que a mí me gusta porque vivo en el campo.

EL TIEMPO DE LA SIEMBRA

Mi temática siempre se ha basado en el campo, aquí nací y todo lo que me rodea son motivos para que trabaje. El tema del tiempo me remitió a la idea del tiempo de la semilla, se siembra y pasa todo el proceso, nace la planta, crece y se cosecha. Esta pieza la titulé “De la Siembra a la Cosecha”. La semilla no sólo es del maíz o del frijol, estoy pensando en la semilla del ser humano que se siembra y se reproduce cuando nace otro ser humano. Se va repitiendo y eso forma una línea de tiempo infinita. Aparecen los 4 Elementos, el atardecer que significa el fuego, el agua, las aves, las abejas, el viento, la tierra. El tiempo de la vida de un ser humano inicia en la máquina locomotora, se aprecian unos espermas y al final una calavera, que significa la muerte. El tiempo del ser humano, para mí, es como un viaje que puede ser corto o largo.

SEMBLANZA

Inició sus estudios de gráfica y grabado en el taller Tamayo en el año 82.  A los 19 años ingresó al taller de Juan Alcázar y trabajó con él por 3 años. Después se independizó, regresó a Huitzo, puso su taller y hoy trabaja en su obra y la de varios artistas. 

De la siembra a la cosecha

Grabado sobre metal (aguafuerte)

130×130 cm 

2019 

 

Compartir este artista