Fernando Guevara 

En un mundo lleno de objetos, de recuerdos que pertenecieron a otras personas, habita en el Castillo de la Pureza con sus fantasmas.

“Soy un ladrón de pasados, un fetichista”

 

COLECCIONAR LA VIDA

Siempre he tenido esa fascinación, desde niño coleccionaba muchas estampitas y algunas eran de obras de arte, de las que vienen atrás de los cerillos. Le tomé  gusto a las imágenes, me considero un coleccionista de imágenes, un ladrón de pasados, me lo han dicho, es raro que junte esas fotos y ni siquiera sepa quiénes son.

JUGUETES

Reuní muchos juguetes, son mis modelos para incorporarlos a los cuadros, empecé a inventar historias y composiciones donde los protagonistas eran los juguetes. Hay una cosa muy mágica que me pasa,  parece que los objetos me buscan a mí, porque voy a la Lagunilla y me encuentro cierto objeto que me estaba esperando ahí a que llegara por él. Cuando veo una imagen, un objeto, en ese momento empieza mi mente a funcionar, a hacer composiciones y cuando veo algo que de plano no me dice nada, lo desecho.

FETICHISMO

Soy fetichista porque veo un objeto con un valor extra, pierde el sentido de un simple objeto y va más allá, lo pongo en cierto contexto y le doy  mucha importancia.  

AMIGOS FANTASMAS

Estoy muy obsesionado con un personaje. Se llama Jeremy, es un niño, es mágico, amigo mío, imaginario, es un niño freek, nació con unas piernas súper largas, kilométricas. Salió a partir de un muñeco de celuloide, me empecé a obsesionar con la imagen y le puse piernas de cuerda y de tela, luego pasó a la pintura, existió, si lo pinto existe. A Jeremy lo he dejado descansar porque ahorita surgió la Niña Capricho.

LA NIÑA CAPRICHO

Es la niña que aparece en la pintura, todavía no tiene un nombre exacto, pero me gusta cómo suena Niña Capricho, es una niña que tiene la capacidad de duplicarse y tiene la cantidad de piernas que quiera, aquí se ve con tres piernas. Ella puede transportarse a cualquier época, llegó al tiempo de las Academias del siglo XIX, lo interpreto con esta estructura arquitectónica, los dibujos académicos y lo armo en collage. Ella es voluntariosa y manipula a todo el mundo, en este momento su capricho fue poner a tocar el violín a un gato.  

SATURNO

Las alas representan a Saturno, que está relacionado con el tiempo, jugué con las imágenes, lo hice como un Frankenstein, le puse unas partes de un cuerpo, la cabeza de otro, no quería que las alas estuvieran bien pegadas al personaje, así es Saturno, es el tiempo que devora todo a su paso. La imagen ovalada la encontré entre mi colección de fotos y tiene parecido a Charles Darwin, la idea de la Evolución de las Especies tiene que ver con el tiempo. Trato de mantenerme en mi propio mundo, aunque de repente es muy difícil salirme a otras realidades.

SEMBLANZA

Pintor autodidacta, acumula un mundo ficticio en miles de objetos,  sus obras son collages que reproducen sus colecciones, sus fijaciones, recreando historias inexistentes. Fernando no es de este momento, ni del pasado, es un memorista del olvido.

El tiempo de las academias
Carboncillo y óleo sobre tela
130 x 130 cm
2019

Compartir este artista