Gustavo Rico

Colombiano radicado en Jalisco desde casi cuatro años,  es un viajero que ha generado escuela en Colombia y viene con sus conocimientos en el esfuerzo de mantener la potencia pictórica de Latinoamérica. Estudioso del arte  Novohispano y observador crítico del estado relativista del arte actual.

No existe ninguna tendencia estética ni filosófica que deba atropellar el hecho de que el oficio pictórico es patrimonio”

Dialoga con la historia del arte, interroga a Fra Angélico y a Fra Bartolomeo, y los trae a su pintura en la eternidad del arte.

PRESERVAR EL CONOCIMIENTO

El oficio de pintar es un acumulado de tradiciones, es un acumulado que habla de problemas que se encontraron muchísimos pintores y artesanos durante toda la historia. Descartar la pintura y el oficio pictórico, es estar descartando todo ese acumulado de soluciones, de lenguaje, de conocimiento de materiales y estar, sobre todo, haciendo una cosa que me parece horrible y es desmontando la cultura. El oficio artístico es patrimonio y no existe ninguna tendencia artística y que no existe ninguna tendencia estética ni filosófica que deba atropellar el hecho de que el oficio es patrimonio.

EDUCACIÓN EN DECADENCIA

 La educación está siendo víctima del relativismo, y el relativismo consiste en decir que no existe una verdad absoluta y mi posición es que para que una verdad sea verdad tiene que ser absoluta, el pintor Isaac Israëls dice que la verdad es la conformidad del intelecto con la cosa. Cuando dicen que el arte es indefinible, que es subjetivo, yo creo que no, es decir, el arte es muy definible. El arte consiste en seleccionar formas y organizarlas para afectar sensiblemente al espectador. Eso lo pueden hacer con un performance o lo pueden hacer con una cúpula como la de Andrea del Pozzo en la iglesia del Jesús en Roma o las maravillosas de Villalpando. Existe los niveles en las artes y obviamente es mucho más fácil que una persona se desnude y no haga teatro, y tampoco haga plástica a tratar de hacer una cúpula donde está sumando el conocimiento de los materiales, del movimiento del pincel, los temas sobre todo.

EL ARTE DEL VINO Y BACO

Quería que el cuadro no fuera terrible, que dan una sensación de alejamiento, sino quería que la gente se sintiera en perfecta comunión con el cuadro. Pensé en hacer estos  personajes, Baco o la tradición del vino no está claro si pertenece a la Media Luna o si pertenece al África, porque Baco no es un origen de un europeo así que decidí jugarme a hacer este Baco, no sé si haya otros Bacos negros, y alrededor de él plantear lo que sucede en torno a la borrachera. Hay muchachas que nos resultan más atractivas, borrachos que cantamos, está la persona solitaria, el jaguar, porque todos los animales aquí son animales latinoamericanos. El jaguar inicialmente es melancólico, pero por su naturaleza también puede ser violento, en esta pintura se encuentra los procesos de embriaguez, la coquetería, la charlatanería, erotismo, el Sileno borracho. Los perritos que en Colombia les llamamos el “borracho boterero”, es la persona que se sienta, no paga absolutamente nada y sólo espera que otros le brinden los restos de sus copas de vino. La rana es el príncipe azul que muchas mujeres han encontrado en una borrachera. Baco inicialmente no fue el dios del vino, era un dios agrícola que obedecía a la vida indestructible, entonces la vida indestructible está dentro de nosotros y el vino nos permite liberar esa energía y compartirla.

Baco negro
Óleo sobre tela
172×122 cm
2018
The gallery was not found!
Compartir este artista