Héctor de Anda

 

Su trayectoria inició en el teatro y de ahí emigró al mundo editorial. Durante muchos años hizo la edición de Vogue México, nos dice que producía todos los reportajes, editoriales, portadas, todo lo que tuviera que ver con moda. Le estimulaba trabajar con fotógrafos, escenógrafos, con gente creativa. Hace treinta y cinco años comenzó a pintar y decidió romper con todo para cumplir su objetivo de ser artista. Experimentó con infinidad de técnicas y materiales para encontrar su lenguaje.

“LA MEMORIA ES UN TEMA MUY IMPORTANTE EN MI OBRA”

En su obra los números y las letras están presentes como una intriga, retando a que las descifremos.

PAGANISMO Y MATERIALES

Siendo artista autodidacta, me tomo la libertad de experimentar, de buscar, de ser irreverente en el momento de trabajar, entonces puedo investigar y puedo buscar materiales que aparentemente no servirían o no funcionarían de una manera ortodoxa, clásica, académica, pero que al transformarlos, al modificarlos, les doy un significado plástico que va volcado con todo lo que soy, con lo que ha sido mi vida, mi búsqueda, mi trabajo, mis vísceras, mis emociones, mi memoria.

LETRAS, NÚMEROS Y MEMORIA

La memoria es un tema muy importante en mi obra, yo diría que primordial. De ahí los números, las letras, las fechas, las cantidades. El blanco y el negro, ying y el yang. Estoy envuelto en el mundo de las palabras, las letras y los números. La numerología está casada con las letras, con el pensamiento directamente abocado a las frases, a las palabras y a las cifras; a las fechas, a las distancias. Todo el tiempo estoy midiendo distancias, mis movimientos, contando, es una enfermedad que reconozco y que me encanta, además la abrazo, la desarrollo y la tomo sin ningún prejuicio.

TIPOGRAFÍA Y LA M DE MILENIO

Me dejé llevar por lo que la pieza misma me dio, o sea el formato y en este caso pensé: la M es mundo, es Milenio, es muchas cosas. Es misterio y es una forma. Las letras en general tienen una forma estética que a mí me llena, entonces llegue a la conclusión de que las imágenes en el mundo editorial viven detrás de la palabra. Una palabra cuando la transcribes cambia por completo la imagen y una palabra te lleva a la imagen, a una idea. Esa fue la pauta y de ahí empecé a desarrollarlo con la gestualidad propia de mis manos, de mi trabajo pero el concepto ya lo tenía armado mentalmente y lo desarrollé visceralmente.

LOS CÓDIGOS SECRETOS

Hay códigos personales, obviamente, en cada pieza que trabajo y en ésta está plagada de códigos y mensajes personales para provocar la comunicación, el hilo conductor en el espectador, porque cada número, cada letra lo va a remontar a una idea propia y eso va hacer que el espectador se apropie de la pieza. Una fecha, una frase, una letra que le evoque, algo que lo mueva, que lo provoque. Tiene un sentido lúdico, hay juego en él, eso me divierte porque juego y más que darle respuestas es cuestionarlo: ¿qué es? ¿qué le da? ¿qué le provoca? ¿qué ve en esta pieza?

La imagen detrás de la palabra
Mixta sobre triplay de pino empapelado,
39.5 x 44.5 x 16 cm
2014

 

 

Compartir este artista