Javier Arévalo

 

De niño fue  inventor, mago y ventrílocuo, los imanes le fascinaban, hacía experimentos, hasta que inventar sobre un lienzo en blanco lo atrapó. Nació en 1937 en Guadalajara, Jalisco, y lo persiguen las mujeres, las cenas con champaña y los amigos.

“EL QUE NO INVENTA, EL QUE NO APORTA, ÉSE NO ES ARTISTA”

Proyectaba películas al revés en su cinematógrafo infantil, eso marcó su vida que rompe con lo  establecido.

EL SABIO

A la pintura llegué más tarde porque el dibujo es la parte más primaria del ser humano. Hay dos que nacieron con el ser humano: la música y la pintura. Después viene ponerle color, en realidad el grafismo y la música fueron las dos primeras manifestaciones del hombre. Uno puede dibujar y no saber leer ni escribir, yo dibujé prácticamente antes de  hablar. En mi casa nadie pintó, un día encontré unas acuarelas, fui a comprar un pincelito y las empecé a utilizar en mis dibujos. Desde niño hice muchas cosas, tenía mente de científico y la sigo teniendo. A los diez años me preguntaban, ¿qué quieres ser de grande? Quiero ser sabio.

EL ARTISTA Y EL ARTESANO

Ser artesano es repetir varias veces el mismo modelo, la misma ollita, la misma pintura. Ser artista es sinónimo de libertad y creación. Eso es ser artista. El que no inventa, el que no aporta, ése no es artista, y en este país o en el mundo hay muchos artesanos que son verdaderos artistas y artistas que son artesanos, que les da miedo cambiar y no digo nombres porque puedo ofender a muchos amigos. No es un estado de confort, es miedo, porque cuando alguien descubre una minita de la cual puede vivir le da miedo cambiar porque piensa que no va vender. A mí no me inquieta eso, tomo la vida al revés, jamás he andado atrás del dinero, el dinero anda tras de mí.

EL MIEDO DEL ARTISTA

Cuando se tiene conciencia de que uno va a ser artista, entra mucho miedo. Miedo me queda chico, entra pavor. Cuando uno deja de dibujar, incluso unos pocos días, da miedo regresar. Toda la vida que estemos enfrente de una superficie en blanco, inventamos. ¿Qué quiere decir eso? Que también les debe de pasar a los escritores, por eso los admiro, porque siempre están en un papel en blanco. Hay que tener una gran capacidad de vencer los miedos, siempre en la superficie blanca y reinventándome toda la vida, digo, pues qué mentirosos somos. Con el tiempo uno va descubriendo tantas posibilidades de inventar y uno va adquiriendo conocimiento y sabiduría. Puedes adquirir mucho conocimiento, pero esencialmente lo que no dejo es mi intuición y algo más que la intuición: el instinto. Se puede tener mucho conocimiento pero sin la intuición o el instinto, uno no inventa.

EL SOL DE JAVIER ARÉVALO

Es una historia muy antigua, desde Pitágoras es este signo, y aunque mi asunto es el instinto también el conocimiento es muy hermoso. En este cuadrado la orilla significa la medición del espacio o sea los cuatro puntos cardinales. Lo de en medio es el triángulo que se construye primero con una línea, con el triángulo se forma el número 1, el  2, el 3 y si le damos más rápido 1, 2, 3… y producimos el movimiento que es la energía, y la energía al girar produce el círculo. La pintura la empecé con un círculo y una letra A que fui transformando hasta llegar a esta síntesis porque a mí me gusta mucho la geometría. Siempre ha estado en mi obra la ley del equilibrio universal, y esa otra ley universal que es la contradicción. La gente que dice “cómo me chocan las contradicciones”, pues les choca la ley más universal que es la ley de la contradicción. Estamos en el espacio por una ley centrífuga y otra centrípeta, el que no entienda de contradicciones no va entender jamás a la vida. No va a entender la gran ley del equilibrio pero hay una palabra que es las partes no iguales: la asimetría. La gran ley del equilibrio es la asimetría.

8 Javier Arévalo - obra

Un nuevo Sol saldrá
Óleo y pigmentos sobre tela
130.5 x 130.5 x 7 cm
2016

El espacio pictórico está definido por puntos unidos por líneas que generan geometrías simétricas y simultáneas, una contiene a la otra, el cuadrado al círculo y éste al triángulo en un equilibrio perfecto. Javier Arévalo hizo de su firma un signo y de este un Sol, la perfección, la totalidad y armonía que representa se matiza en dorados terrosos, óleo y arena. La composición es una fórmula que se desarrolla en los puntos de unión, el cuerpo geométrico es invención y dimensión, con él ordenamos a la realidad. La contundencia de la pintura de Arévalo es ritual, la magia se torna ciencia, es la alquimia de la pintura.

Laura Reich

Sin título (Periódico intervenido)
Carbón sobre papel (Diario Extra)
41 x 28 cm
2016

Compartir este artista
  • 15 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/15-8.jpg
  • 14 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/14-11.jpg
  • 13 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/13-9.jpg
  • 12 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/12-11.jpg
  • 11 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/11-13.jpg
  • 10 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/10-9.jpg
  • 9 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/9-11.jpg
  • 8 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/8-10.jpg
  • 7 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/7-12.jpg
  • 6 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/6-12.jpg
  • 5 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/5-12.jpg
  • 4 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/4-10.jpg
  • 3 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/3-11.jpg
  • 2 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/2-9.jpg
  • 1 http://coleccionmilenioarte.milenio.com/wp-content/uploads/2017/04/1-8.jpg
VER MAS OBRAS