Karima Muyaes

 

En su trayectoria están presentes los objetos, los cambia hasta hacerlos suyos. Su obra no es política, está más apegada a cuestiones personales, a la naturaleza, erotismo, las raíces mexicanas. Con esta pieza dio un giro, no pudo contener su indignación ante el extremo al que ha llegado la violencia en México, esta obra sirvió de protesta y catarsis.

“EL LAZO QUE UNE LOS ROSTROS ES LA SOLIDARIDAD Y LA TRAGEDIA”

Creció rodeada de objetos artísticos, de colecciones de máscaras, arte popular y arte religioso. Está obsesionada con transformar esos elementos y darles otra función estética.

EL SOPORTE DE LA PROTESTA

Esta obra está inspirada en el evento tan dramático que sucedió aquí en México de los cuarenta y tres estudiantes, porque me afectó socialmente y personalmente. Soy madre y pensé qué haría si alguno de mis hijos, mis hijas, hubiera sido parte de una masacre tan absurda, tan cruel, tan tremenda y en la que están involucrados tantos personajes con poder, y a los que nosotros estamos sujetos como mexicanos. Siento que en México estamos viviendo una situación muy difícil, muy dura para los jóvenes y me dolió muchísimo. Me dolió a nivel personal, social, a nivel de los padres de estos muchachos. Decidí expresar en el tema de mi M ese sentimiento con cuarenta y tres caras de estos chicos.

LA TRAGEDIA QUE NOS UNE

El lazo que une los rostros es la solidaridad y la tragedia al mismo tiempo. Los unió su causa y los unió su muerte. Y nos unió a nosotros, a todos los que nos ha llegado esta tragedia, que nos ha tocado. También pueden ser cualquier desaparecido, los del 68 o los familiares de las personas que se han perdido. Es una red en la que estamos todos unidos porque estamos todos vulnerables. Siento que así está la vulnerabilidad del país y el terror que los jóvenes están viviendo. Al mismo tiempo está la situación de corrupción que es tan latente y ha sido tan ignorada, desafortunadamente tuvo que pasar algo así que para que muchos mexicanos que no estaban conscientes de esto, digan: “sí, sí realmente está pasando algo”.

PROCESO Y RESOLUCIÓN

Hice bocetos primero porque tenía esta inquietud de hacer unas dos piezas acerca de los cuarenta y tres. Entonces hice bocetos y después ya viendo la pieza, la forma, pensé cómo podía yo integrar todas estas figuras, las dibujé sobre la pieza y después las grabé sobre la madera. Como he hecho mucha obra, mucho grabado, entonces la trabajé como si fuera una placa de madera, grabando, entintando y después pintándola con toda esa fuerza trágica del rojo, el negro. Son máscaras vivas, máscaras con dolor, con desesperación, con enojo, que dicen: “aquí estoy”.

MEMORIA HISTÓRICA

Es algo que no se puede olvidar, que no se debe olvidar y que se debe resolver. Tengamos conciencia de que las cosas no son tan simples y que sí están sucediendo eventos muy difíciles, y por lo menos estar conscientes de que sí existen y decir: “¿qué puedo hacer?”. Bueno, yo pude hacer esta obra como artista plástica, es lo que yo puedo ofrecer. Ojalá que despierte la conciencia en la persona que lo esté viendo.

Los 43 no se olvidan
Óleo sobre triplay de pino grabado
39.5 x 44.5 x 16 cm
2014

 

 

Compartir este artista