Kena Muyaes

 

Es diseñadora de joyería, su taller en Azcapotzalco parece el refugio de una hechicera. Continúa la tradición heredada por su padre, Jaled Muyaes, de recuperar y coleccionar objetos de la adoración popular. Con estas piezas materializa nuestro pensamiento mágico.

“TODOS NECESITAMOS MILAGROS”

La pieza creada por Kena Muyaes es un talismán pagano y sincrético, cubierta con los milagros que insaciables pedimos todos los días. Seremos como Macbeth y diremos: “si con pensarlo se hiciera”.

EL MILAGRO EXISTE GRACIAS A LA FE

Los “milagritos” son objetos de fe, viene de la historia de la religión católica, como en cualquier tipo de religión o creencia siempre hay fetiches, y esto es parte de los exvotos, que quiere decir “ya hecho”. Tú cuelgas el milagro del santo cuando ya te hizo el milagro. Puedes pedirlo todo: amor, salud, la buena cosecha, un coche nuevo, una casa.

CADA MILAGRO ES ÚNICO

Nadie puede copiarlo igual, porque tenemos toda una composición, un ritmo que te va llevando. No es nada más poner el milagro para cubrir el espacio, por ejemplo, ahí está el gato acariciado por una mujer. El gato es la sensualidad, es la independencia. Arriba está el sagrado corazón de flama con un hombre y una mujer, con una mazorca en medio, eso es una cuestión de fe y de abundancia, de fertilidad, del trabajo en conjunto que va dar su producto. Hay “milagritos” que son planos porque se hacen en troquel, pero estos milagros que usamos son replicas de milagros antiguos de la colección de mi papá, Jaled Muyaes, que mandamos hacer con expertos hacedores de milagros.

HACER UN MILAGRO

La técnica de hacer el milagro es fundido en arena. Se ponen camas de arena, hunden el milagro en la arena, luego quitan el milagro y vacían el metal fundido en el pedacito de arena. Cuando se seca, lo sacan, lo pulen y lo platean. Es latón fundido en arena con baño de plata. Por eso tienen esa textura, no son planos, tienen mucha vida, cuerpo y puedes crear objetos que realmente tengan fuerza.

EL MILAGRO ES UNA JOYA

El milagro dentro de la religión católica es mundano, porque ya es un fetiche, es un amuleto. Entonces, tomamos los objetos mundanos de la religión y con la joyería lo aplicamos a tu cuerpo, a tu necesidad de belleza. Tú te pones una joya y te sientes una reina, además tú te cuelgas tus milagros, nadie te los cuelga. Entonces te protege, te hace más fuerte y te hace inmune. Te pones un milagro y ya estás lista para lo que venga. Todos necesitamos ponernos un collar de milagros en este país y en este mundo, porque están consagrados para cuidarte de lo que venga.

CON M DE MILAGRO

La M de Milenio, es la M de milagro, de Muyaes y de mujer. Hay corazones porque somos amor en todos los aspectos. Es el amor a la comida, el amor a la lectura, el amor al prójimo, porque yo vivo de milagros de amor. Los querubines son los escritores y todos los que trabajan en Milenio que están pidiendo para que les llegue la inspiración. La buena cosecha está en las mazorcas, los elotes. La buena salud son los ojos, piernas, senos, manos, estómago, riñones, hígado. Todos necesitamos milagros. Ahí está la pareja arriba, están en un sagrado corazón, es una pareja amándose, están bailando en la cama de amor, esa pareja es la pasión ¿Si no tienes pasión en tu vida, para qué entonces quieres la vida? Tienes que hacer todo con pasión.

Milegros
Milagrería aplicada en base de madera, copia de milagros antiguos fundidos en arena con baño de plata
39.5 x 44.5 x 18 cm
2014

 

 

Compartir este artista