María Rosa Astorga 

Investiga el misterio de obtener miles de tonalidades con tres colores, y la resolución de pintar la vida.

“El arte te remite al origen del ser humano, a lo que significa mirar el infinito”

 

SER OTRO

Me metí de lleno a la pintura hace 20 años, dije de aquí soy, esto me permite ser humana, me permite comunicarme con otros de una manera totalmente profunda, porque el arte tú decides cómo lo ves, con profundidad o sin profundidad, entonces mi título de ingeniero ni siquiera lo fui a recoger a la SEP, dije “ya no soy esa persona”.

CONOCER EL YO

Me sentí muy libre y todos los días agradezco a mis maestros y a la posibilidad que tuve de entrar en este camino de la pintura, no solamente técnico sino filosófico, espiritual, de descubrimientos permanentes contigo mismo y con lo que estás pintando, si no te desprendes, si no te encuentras a ti mismo, no puedes hacerlo, no sale algo que esté vivo, lleno de movimiento a pesar de estar quieto.

ARTE DEL COLOR

Hace 18 años estaba leyendo toda la biblioteca del IAGO de Oaxaca para saber qué es la pintura técnicamente, saber teoría del color, entender que el color verde de la naturaleza no es verde es casi rojo, y Francisco Toledo sacó de un estante un libro, me lo pone en la mesa y me dice “lee este libro, es un cuate que se llama Johannes Itten y es de la Bauhaus y enseñó a muchos pintores qué es teoría del color, se llama el Arte del Color”. Lo estudié y me permitió trabajar solamente con tres colores, no tengo más que esos óleos que están ahí y son infinitos porque todo es mezclar y mezclar.

DAR EXISTENCIA AL ARTE

La música, el arte,  te remiten al origen del ser humano, a lo que significa estar sin hacer nada, mirando el infinito, mirando las estrellas o pintando algo en una cueva, es muy importante el arte porque habla de un tiempo pasado y un tiempo futuro, que ninguno de los dos existe, son una abstracción de nuestra mente, por eso sé que solo aquí y ahora puedo hacer algo. El arte sólo funciona cuando estoy pintando y esa es la felicidad absoluta.

EL TIEMPO DEL PAISAJE

Hay un pasado que dibuja un presente, que viene hacia el futuro, pinté la Patagonia porque tenía imágenes en la cabeza que necesitaba sacar y encontré el momento justo ahora.  Parece una obra monocromática pero tiene una gama de por lo menos unos 6 mil tonos distintos, y los hice con tres colores nada más. La composición está en la sección aurea, lo hago de manera intuitiva porque cuando lo hago con matemáticas sale una obra que no siempre me gusta porque la Naturaleza plantea una contundencia demasiado grande y en la obra se estatifica, se vuelve tan real que no genera ese movimiento que busco dentro de una obra, que aparentemente es estática.

SEMBLANZA

Emigró a México con sus padres huyendo de la dictadura de Pinochet, lee a Vicente Huidobro y a Pablo Neruda, se graduó de ingeniero agrónomo, lo más difícil fue perder el miedo y asumir que era pintora y dedicarse profesionalmente. Actualmente vive en Oaxaca, pintando con devoción.

Patagonia
Óleo sobre tela
130 x 130 cm
2019

 

Compartir este artista